Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[CURITIBA] Las personas con bajos ingresos y de color o raza parda que habitan en el municipio brasileño de Foz do Iguaçu, ubicado en la frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina, están más expuestas a la enfermedad de Hansen (lepra), según un nuevo estudio.

Raza o color pardo es una de las cinco clasificaciones de población utilizadas en Brasil y designa a una persona con variadas ascendencias étnicas. Las otras clasificaciones son negro, blanco indígena y amarillo. Los pardos son mayoría en Brasil.  Si bien biológicamente no hay evidencia de que la lepra esté asociada a determinada raza “en Brasil estas características están más relacionadas con la inequidad social”, subrayan los autores.

El estudio analizó estadísticamente los datos de los 840 nuevos casos de la enfermedad notificados entre 2003 y 2015 en dicho municipio, incluyendo análisis espacial y de tendencia temporal, con el fin de evaluar la relación entre determinantes sociales y riesgo de contraer la enfermedad así como su ocurrencia.

Se necesitan acciones intersectoriales. No basta dar la medicación o pensar en la tecnología del diagnóstico, sino también pensar en la calidad del ambiente, saneamiento básico, buenas condiciones de vida”.

Ricardo Alexandre Arcêncio, Escuela de Enfermería de Ribeirão Preto, Universidad de São Paulo

También se encontró que un bajo nivel educativo es otro factor de riesgo, debido a que limita la plena comprensión de la enfermedad además de relacionarse estrechamente con los bajos ingresos.

Brasil es el segundo país con mayor número de casos de lepra en el mundo, detrás de la India. En 2015, se registraron 14,06 casos por 100 mil habitantes. Ese mismo año,  India, Brasil e Indonesia totalizaron el 81 por ciento de los nuevos casos detectados en el mundo.

Ricardo Alexandre Arcêncio, profesor de la Escuela de Enfermería de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo y coautor  del estudio publicado este mes en Plos Neglected Tropical Diseases, explicó a SciDev.Net que el control de la lepra es más desafiante en las regiones fronterizas, debido al gran flujo de personas.

Se estima que la zona de triple frontera es visitada anualmente por tres millones de personas que llegan atraídas por las Cataratas del Iguazú.

El objetivo del estudio es orientar las políticas públicas. "Para pensar en cualquier propuesta de política de eliminación de la lepra, tenemos que comenzar reduciendo esas disparidades que hay en esas regiones", resaltó Arcêncio.

examen clinico The Leprosy Mission International
Médicos de la Misión Internacional contra la lepra examinando pacientes (Crédito de la imagen: The Leprosy Mission International).

Según el presidente de la Sociedad Brasileña de Hansenología, Claudio Guedes Salgado, otros estudios también correlacionan la enfermedad de Hansen con las clases sociales de menor estrato socioeconómico debido a una serie de factores, como escasos servicios de saneamiento y acceso limitado a los servicios de salud.

Salgado se mostró muy crítico respecto a la situación de la enfermedad en Brasil y afirmó que en todos los lugares que visitan [los miembros de la Sociedad] “encuentran una situación mucho peor que las cifras oficiales: pacientes con graves secuelas, casos que se ven en los libros, pero que no deberían seguir ocurriendo", por lo que considera “imposible” que el país alcance la meta de eliminar la lepra para 2020, propuesta por la Organización Mundial de la Salud.

Señaló también que cuando los países eliminan oficialmente la enfermedad la vigilancia se pierde, los recursos disminuyen y los enfermos ya no son tratados por el sistema de salud y muchos casos quedan ocultos.

En febrero pasado, la Sociedad Brasileña de Hansenología publicó una carta en The Lancet en la que cuestionaban los datos oficiales sobre reducción de la enfermedad en el mundo, ya que muchos países pobres ahora registran 0 casos, mientras que algunos países ricos todavía tienen casos. Denise Pimenta, antropóloga y especialista en aspectos sociales de las enfermedades desatendidas en Fiocruz Minas, dijo a SciDev.Net que la desigualdad social brasileña afecta la distribución de las enfermedades en el país.

"El impacto [de las enfermedades desatendidas] es diferente dependiendo de la clase, de la infraestructura y del acceso a los servicios de salud que tiene la familia ", comentó.

Según Arcêncio, para disminuir la ocurrencia de la lepra “el primer punto es mejorar la distribución de la renta en el país, fortalecer los servicios de salud, especialmente para las poblaciones vulnerables”.

“Se necesitan acciones intersectoriales. No basta dar la medicación o pensar en la tecnología del diagnóstico, sino también pensar en la calidad del ambiente, saneamiento básico, buenas condiciones de vida ", agregó.

> Enlace al estudio en Plos Neglected Tropical Diseases

Temas relacionados