Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Justo un mes después de que Paraguay fuera declarado libre de malaria por la Organización Mundial de la Salud, un nuevo libro hace un balance de las perspectivas para eliminar la enfermedad en el planeta.
 
SciDev.Net habló con Sylvie Manguin, del Instituto de Investigación para el Desarrollo en Montpellier, Francia, sobre los obstáculos que se presentan para lograr el objetivo.
 
Junto con Vas Dev, quien recientemente se jubiló del Instituto Nacional de India para la Investigación en Malaria, Manguin editó el libro Towards Malaria Elimination - A Leap Forward (Hacia la eliminación de la malaria – un paso adelante), que incluye un análisis de los grandes retos y del progreso en los diferentes países, así como sobre las vacunas y otros enfoques para frenar la malaria.
 
La editorial de acceso abierto IntechOpen lanzó el libro el 18 de julio. Cada uno de los 17 capítulos, escritos por científicos de cinco continentes, está disponible digitalmente de manera gratuita (en inglés).

 
Paraguay es un país libre de malaria, certificación obtenida el mes pasado por parte de la Organización Mundial de la Salud. ¿Qué lecciones deja este logro?
La OMS entrega las certificaciones de eliminación luego de tres años consecutivos de no reportar casos de malaria, como ha sido el caso de Paraguay recientemente y de Sri Lanka [en septiembre de 2016]. China no cuenta aún con la certificación pero probablemente la obtendrá en dos años porque en 2017 no se reportaron casos allí.
 
Este es un aspecto interesante que desarrollamos en uno de los capítulos del libro: China cuenta con una organización piramidal muy estricta para controlar la malaria, y yo creo que es el camino a seguir. Tienes una oficina central y principal, y centros de salud alrededor del país donde la gente reporta los casos tan pronto ocurren. No es solamente algo que discutamos en la oficina; la gente tiene que reaccionar muy rápidamente en el campo.
 
La participación de la gente en las comunidades es muy importante para eliminar la malaria. Ellos deben saber cómo se enferman; que el mosquito es el elemento clave en el ciclo de la malaria; reconocer si alguien tiene la enfermedad [y cómo se diferencian los síntomas del] dengue o la gripe; pedirles a las personas enfermas que sean tratadas. Además de esto, el líder de la comunidad debe estar realmente involucrado e informar sobre la implementación del control del vector. Muchas ONG entregan mosquiteros impregnados, pero si la gente no sabe cómo usarlos, no lo harán. Los dejarán en sus bolsas plásticas o los usarán para pescar.

 
¿Hubo sorpresas en las contribuciones para el libro?
Me sorprendió la situación de Venezuela. Por la inestabilidad política, todo el sistema de salud pública está destruido, de tal manera que el número de casos de malaria se ha incrementado en 365 por ciento entre 2010 y 2015. Hace unos años Venezuela estaba a punto de llegar al estado de eliminación, pero la malaria ahora está en auge; tienen casos de muerte por malaria. Sabía que volvería la malaria, lo que no sabía era que [aumentaría] tan rápido.

Hace unos años Venezuela estaba a punto de llegar al estado de eliminación, pero la malaria ahora está en auge; tienen casos de muerte por malaria”.

Sylvie Manguin, Instituto de Investigación para el Desarrollo, Montpellier

 
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible buscan acabar con la epidemia de malaria en el 2030. ¿Qué tan realista es esa meta?
Si la gente del sudeste asiático se une y desarrolla una estrategia internacional, estarán en el camino correcto para eliminar la malaria [en la región]. Realmente trabajar juntos es un asunto de voluntad política. India está bien organizada y también tiene que trabajar con sus países vecinos, pero yo creo que pueden lograr la eliminación de la malaria en las próximas dos décadas. En América Latina la eliminación también es absolutamente posible con un esfuerzo sostenido en los próximos años. Tenemos que ponerle presión a la enfermedad; incluso después de la certificación de la OMS los gobiernos tienen que mantener las estrategias para controlar los casos.
 
Pero no sé si la malaria pueda eliminarse en África subsahariana, donde más del 99 por ciento de casos son causados por el Plasmodium falciparum. Esa es la especie más letal del parásito: si no te pones en tratamiento para controlarla, mueres. [En 2016], 91 por ciento de muertes por malaria ocurrieron en África subsahariana, comparada con el seis por ciento en el sudeste asiático.  
¿Cuál es el mayor obstáculo en la eliminación de la malaria?
Uno de los obstáculos es la resistencia del parásito Plasmodium a los medicamentos. Hoy en día, los enfermos toman una medicación denominada Terapia Combinada de Artemisinina (TCA). Ahora [los parásitos resistentes se encuentran] en el sudeste asiático, empezando por Camboya, expandiéndose a Vietnam, Laos, Tailandia, con rumbo hacia Myanmar. La gran amenaza actualmente es que la resistencia a la TCA está moviéndose hacia la India. [Si esto sucede,] hay una gran probabilidad de que los trabajadores africanos [migrantes] se infecten por un parásito resistente en la India y vuelvan a África con él. Si la resistencia a la TCA migra a África, se convertirá en un problema importante. No habrá más medicamentos para tratar a las personas y eso significa que la cantidad de muertes por malaria aumentará.

Los mosquitos también se vuelven resistentes a los insecticidas, así que hay una resistencia doble en el ciclo de [transmisión] de malaria. Mi laboratorio estudia las plantas que la gente usa frecuentemente para repeler a los mosquitos; encontramos moléculas interesantes que podrán entrar al mercado luego de las pruebas. Si pudiéramos tener un nuevo repelente que sea seguro para el ambiente, esto nos daría nuevas formas de controlar la malaria.
 
La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net.

Este Q&A fue editado por razones de brevedad.

Temas relacionados