Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SANTIAGO] Medio centenar de profesoras de la Universidad de Chile conformaron una red y elaboraron un manifiesto con una serie de propuestas para disminuir las brechas de género, alcanzar la igualdad y una educación no sexista en esta casa de estudios.
 
La Red, denominada Amanda Labarca —en honor a la primera mujer profesora titular de la universidad— entregó al rector Ennio Vivaldi el documento suscrito por más de 200 académicas con un diagnóstico que señala, entre otras cosas, que “las mujeres representamos solo el 35 por ciento del personal académico y persiste la brecha salarial, que entre académicos(as) de jornada completa alcanza el 19 por ciento”.
 
A esto se suma que “los derechos de las mujeres y la violencia contra las mujeres están excluidos de los procesos formativos”  y los puntos de vista de las mujeres, el feminismo, los estudios de género y teorías, descubrimientos y avances científicos realizados por mujeres no están presentes ni se difunden en las aulas.
 
El documento agrega datos que reflejan la misma situación en el resto de las universidades chilenas, una problemática que también ha sido documentada en universidades de toda Latinoamérica, incluyendo brechas salariales, mediciones de productividad científica que no consideran la maternidad, desigual presencia en cargos directivos y académicos, hostigamiento y acoso sexual.

Deben hacerse mayores esfuerzos por unir la lucha entre las estudiantes, funcionarias y académicas y elaborar un documento conjunto, que repiense la institucionalidad”.

Paula Astudillo, Secretaría General del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho, Universidad de Chile
 
También propone como medida urgente crear una Vicerrectoría de Igualdad de Género y Equidad. Entre otras funciones, piden que esta instancia impulse “una política transversal orientada a lograr cambios estructurales en las relaciones sociales de género y en la distribución del poder institucional”. 
 
Mary Kalin Arroyo, Premio Nacional de Ciencias y una de las redactoras del manifiesto y directora del Instituto de Ecología y Biodiversidad, dice a SciDev.Net que ante los casos de acoso denunciados últimamente por movimientos de las estudiantes, esta vicerrectoría debe también “establecer normas claras con respecto a qué es aceptable en la relación hombre-mujer, profesor(a)-alumno(a) en la universidad. Además, es necesario abordar aspectos como la mayor dificultad de las mujeres para ganar un cargo académico”.
 
Asimismo, subraya la importancia de “un esfuerzo sincero por parte de los hombres, de tal forma que se erradique la noción de que las mujeres son inferiores en la Academia o no son capaces de dirigir grupos”.
 
Entre las propuestas se incluyen políticas de ingreso preferencial para hombres y mujeres en carreras tradicionalmente asociadas al sexo opuesto;  comités de selección mixtos para la contratación y concursos que intencionen y favorezcan la participación de mujeres; revisión de las agendas de investigación, un observatorio de igualdad de género y campañas de difusión y reflexión. Además, llaman a “favorecer y apoyar la creación de redes de mujeres, que permitan a las académicas establecer cooperaciones científicas y sistemas de mentorías”, incluso interinstitucionales.
 
Al recibir el documento (4 de junio), el rector Vivaldi aplaudió que sean mujeres quienes “señalen, lideren y convoquen este cambio social”. “Este cambio, en definitiva, nos va a emancipar a todos, y nos va a permitir una relación mucho más humana y superior desde el punto de vista de la historia y la cultura”, aseveró.
 
La red y el manifiesto surgen en medio del estallido de protestas y tomas feministas impulsadas por estudiantes secundarias y universitarias en todo el país.
 
Paula Astudillo, secretaria general del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, que ayer cumplió 47 días en toma feminista, considera que la creación de la red es “una muy buena iniciativa, ya que justamente uno de los objetivos de la movilización es que como mujeres nos organicemos y pensemos todas juntas propuestas para terminar con el sistema político cultural del patriarcado”.
 
La toma de la facultad se originó por la acusación de acoso sexual de una alumna hacia un profesor y la falta de protocolos para lidiar con estos casos. Debido a la toma, las clases están suspendidas y el 11 de junio, el decano renunció de forma “indeclinable”.  
 
Si bien Astudillo reconoce que varias de las propuestas coinciden con los planteamientos de las estudiantes, señala que “deben hacerse mayores esfuerzos por unir la lucha entre las estudiantes, funcionarias y académicas y elaborar un documento conjunto, que repiense la institucionalidad”.

Enlace al “Manifiesto y propuestas de igualdad de género de las académicas de la Universidad de Chile”.

Referencias

> Universidad de Chile

> Instituto de Ecología y Biodiversidad

> Facultad de Derecho de la Universidad de Chile 

Temas relacionados