Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[CIUDAD DE MÉXICO] A menos de 20 días para las elecciones presidenciales en México (1 de julio), hay pocas propuestas concretas y prácticamente ningún plan integral en materia de ciencia, tecnología e innovación (CTI) en los planes de gobierno de los cuatro candidatos.

El sector CTI se trata más como un apartado del tema de educación que como una cuestión prioritaria. Y hasta ahora, tanto en los debates como en las presentaciones públicas de los candidatos, el tema pierde relevancia respecto a otros como el desarrollo económico o la política exterior.

“La educación es un eje central en todas las plataformas, lo cual es muy bueno”, dijo José Franco, coordinador del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, en el Foro México 2018: los desafíos de la nación, pero “nos hace falta que la ciencia sea parte de la cultura nacional”.

tabla 1, evaluación-candidatos.jpg
Tabla que muestra la calificación de los candidatos por sus propuestas frente al cambio climático.

En su plataforma, el candidato Ricardo Anaya (coalición “Por México al Frente”), del partido de centro-derecha Acción Nacional, propone establecer “una política de Estado que fomente la ciencia y la tecnología mexicanas orientándola con visión estratégica a contribuir al desarrollo nacional, y que incluya incrementar el presupuesto público destinado a la investigación científica y el desarrollo tecnológico”.

En el proyecto de Andrés Manuel López Obrador (coalición “Juntos Haremos Historia”) —candidato de izquierda y puntero en la intención de voto— se menciona que “promoverá la inserción de México en esquemas de cooperación en CyT de punta, en consulta estrecha con la comunidad científica nacional, de manera que se pueda cumplir con el objetivo de alcanzar un nivel de inversión nacional del 1% del PIB en este rubro y transformar a México en una verdadera sociedad del conocimiento”. La inversión actual es de menos del 0.57 por ciento del PIB.

Por su parte, el candidato José Antonio Meade (coalición “Todos por México”) —que representa al Partido Revolucionario Institucional (PRI), actual partido del gobierno— afirma en su plan de gobierno que fortalecerá el Sistema Nacional de CTI, a partir del desarrollo de vocaciones regionales y reconocimiento a las aportaciones de los investigadores a los procesos productivos. También menciona que “hay que estimular la inversión de los sectores público, privado y social en CTI para superar el 1% del PIB”.

El cuarto candidato, Jaime Rodríguez “el Bronco”, único independiente, prácticamente no ha mencionada nada sobre este rubro.

No hemos tenido ninguna reunión formal con ninguno de los candidatos. No parece que tengan interés en conversar sobre estos temas”.

Arturo Menchaca, Consejo Consultivo de Ciencias

Todos coinciden en la necesidad de promover la vinculación entre la generación de conocimientos con la industria y la sociedad. Sin embargo, hay pocas propuestas concretas sobre cómo lograr un México más desarrollado apoyándose en la ciencia y la tecnología. Tampoco ha habido encuentros entre los candidatos y la comunidad científica.

“No hemos tenido ninguna reunión formal con ninguno de los candidatos”, asegura a SciDev.Net Arturo Menchaca, coordinador del Consejo Consultivo de Ciencias, el órgano asesor de la Presidencia para la formulación de políticas en ciencia y tecnología, quien desde hace meses les solicitó un encuentro con cada uno. “No parece que tengan interés en conversar sobre estos temas”, prosigue.

Mientras tanto, un grupo de 67 instituciones académicas prepararon el documento “Hacia la consolidación y desarrollo de políticas públicas en ciencia, tecnología e innovación”, que busca afianzar una política de Estado en ciencia y tecnología a través de 150 propuestas, y que planean entregar a los candidatos antes de las elecciones.


La comunidad científica exige que se cumpla la ley que dicta invertir 1 ciento del PIB en CyT; también demanda un aumento de la inversión por parte de la iniciativa privada para que pase del 30 al 50 por ciento. “Los recursos asignados a CTI provienen casi en su totalidad del sector público, lo cual es un error para el desarrollo de la economía este país. Si no hay participación privada, difícilmente México será competitivo en el futuro”, afirmó Franco.

Un rubro aparentemente más desarrollado en las propuestas de los candidatos es el relacionado con el cambio climático. Recientemente, un grupo de 10 organizaciones de la sociedad civil analizó las propuestas de los candidatos en materia de cambio climático a partir de10 puntos esenciales y las calificaron en una escala de 0 a 20.

López Obrador y Anaya obtuvieron 18 puntos, mientras que Meade obtuvo 17. Las organizaciones calificaron estos puntajes como un hecho positivo, pero demandan que, gane quien gane, haya los recursos necesarios para implementar propuestas como: promover el transporte sustentable, fomentar las energías renovables, reducir el consumo y la deforestación, entre otras.

tabla 2, propuestascambioclimático.jpg
Los diez elementos básicos para combatir el cambio climático vs las propuestas de los candidatos.

“A mí, como investigadora, activista y madre, me preocupa que el cambio climático, que ya nos está costando económica y socialmente, siga siendo un problema ajeno a la realidad de la clase política”, sostiene Sandra Guzmán, coordinadora del Grupo de Financiamiento Climático para América Latina y el Caribe  (GFLAC).

De acuerdo con Guzmán hay dos fenómenos que lo explican. Uno, son los intereses económicos de la industria de hidrocarburos. “Hay una clase política que todavía está casada con la idea de que el poder va a venir de los combustibles fósiles. Por eso, apoyan la energía renovable pero no están alejados de seguir produciendo combustibles fósiles”, indica a SciDev.Net. El otro es que los candidatos “no han terminado de entender el problema, lo siguen viendo como un tema meramente ambiental, cuando es un asunto político, económico, social y cultural. Y si no lo entienden no tienen el incentivo para cambiar de manera radical”, subraya.

Hoy (12 de junio, 21 horas de México) en el último de los tres debates presidenciales, los candidatos tendrán una última oportunidad para plantear sus propuestas en ciencia y tecnología. ¿La aprovecharán?

Temas relacionados