Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SAN JOSÉ] El Gobierno de Costa Rica unificó ministerios e instituciones en una comisión de “alto nivel” que promete reducir la amplia brecha de género en el acceso a carreras científicas y tecnológicas, y fomentar el interés de las niñas en estas áreas desde que están pequeñas.
 
Es un objetivo determinante para el crecimiento de su Producto Interno Bruto, según la canciller Epsy Campbell, y para disminuir la distancia que tiene con los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a la que el país aspira a entrar desde el 2015.
 
La plataforma Hipatia, del Programa Estado de la Nación que lideran las cuatro universidades públicas de Costa Rica, muestra que hay carreras con profundas brechas. Por ejemplo, entre el 2010 y el 2015, se graduaron 11.600 hombres más que mujeres en ciencias computacionales, es decir, solo un 26 por ciento de los nuevos profesionales en esta área era mujer.
 
En las relacionadas con ingenierías electrónicas y mecánicas el porcentaje de mujeres fue aún menor, con apenas un nueve por ciento de graduadas en promedio, en los mismos años.

Lo que ya estamos haciendo como país no es suficiente para los cambios que tiene el mundo. Tienen que pensar a largo plazo. No en las necesidades del 2018 sino en las del 2025. Eso es lo que falta muchísimo en la política nacional”.

Natalia C. Alfaro, Fundadora de Women’s Robotic

 
Justamente, uno de los mayores indicadores de éxito que la comisión deberá medir es cuántas niñas y jóvenes mujeres se insertarán en áreas científicas y tecnológicas en los próximos cuatro años, explicó a SciDev.Net el ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), Luis Adrián Salazar.
 
La comisión interinstitucional deberá crear un plan nacional que articule todos los esfuerzos que hacen de manera dispersa los entes estatales, confirmó el ministro, quien también es coordinador del grupo. “La idea es que no haya una atomización”, dijo.
 
Salazar anunció inicialmente dos medidas: aumentar la cantidad de becas que da el Micitt para las mujeres e insertar a más niñas en los programas tecnológicos estatales. Sin embargo, declinó especificar otros pasos más concretos, pues explicó que el plan quedará listo hasta dentro de unos dos meses.
 
Para la especialista en inteligencia de negocios e innovación, Natalia C. Alfaro, la creación de esta agrupación de ministerios es una buena noticia, pero asegura que los involucrados deben tener la mirada puesta en el futuro.

“Lo que ya estamos haciendo como país no es suficiente para los cambios que tiene el mundo. Tienen que pensar a largo plazo. No en las necesidades del 2018 sino en las del 2025. Eso es lo que falta muchísimo en la política nacional”, recomendó Alfaro, fundadora de Women’s Robotics, que educa a niñas y niños en robótica y asesora del Micitt en el gobierno pasado. Enfocarse en las jóvenes es otra de las recomendaciones en las que hay consenso, sobre todo para un país que pretende entrar a la OCDE y competir con países desarrollados.
 
Para Alfaro, la sensibilización tecnológica debe empezar en el primer año de edad y no en primer año de la escuela, como lo hace actualmente el sistema educativo. “Las mujeres aumentaron en un 20 por ciento más que los chicos su interés en carreras matemáticas e ingenierías”, asegura, con base en las mediciones que hace de sus cursos.
 
En Costa Rica “las brechas de género no solo son significativas, sino que están entre las más grandes de todos los países que participan en PISA [Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, aplicado por la OCDE]”, señala el Informe del Estado de la Ciencia y la Tecnología 2014, el más reciente estudio que aborda la situación general del país en esta materia.
 
“Esto sugiere la necesidad de un mayor esfuerzo para acortar distancias entre hombres y mujeres e impulsar las competencias de manera equitativa, mediante mejoras en el aula, [y] cambios en las estrategias de enseñanza”, explica el Informe.